Gestión de transformadores eléctricos en desuso

En el caso de transformadores de gran dimensión el desarme se realiza in-situ, si existiese la posibilidad de transportarlos, el mismo se realiza en nuestra planta, lo cual se coordina con el propietario.

El transformador puede estar libre de aceites, o de lo contrario, los aceites contenidos deben poseer los valores mínimos de PCB permitidos en la legislación actual. Debiendo en este caso entregar el proveedor, el certificado que especifique esto último.

En el desarme, en primer lugar, se realiza el retiro del aceite, el cual será gestionado con un operador habilitado para el tratamiento de residuos peligrosos.

El resto del transformador es desarmado manualmente, extrayendo el interior con grúas telescópicas o bien, puentes grúas reduciendo el riesgo de accidentes.

Los materiales resultantes son tratados de manera de optimizar el reciclaje y disminuir al mínimo los residuos que son enviados a disposición final. La chatarra de hierro es enviada a acería para su fundición, la chatarra de hierro silicio se envía a un recuperador, las bobinas que contienen cobre cubierto de papel impregnado en aceite, son tratadas de manera tal que el papel es separado y enviado a un operador mientras que el cobre es fundido para la fabricación de barras, planchuelas, etc.

Los residuos resultantes del proceso de gestión de transformadores como aceites (Y8), trapos, maderas, cartones, papeles impregnados en aceites (Y48 contaminado con Y8) son dispuestos por incineración en operadores habilitados, generando el certificado correspondiente.