Gestión de residuos de cables

Los residuos de cables son retirados desde su organización, siendo trasladados hacia nuestra planta de tratamiento ubicada en Quilmes.

Arribados, comienza el procesamiento, el cual en una primera instancia consta del doble paso por una máquina trituradora, de modo de conseguir un material dimensionado, conformado por plástico y cobre, o aluminio dependiendo del tipo de cable procesado.

En una segunda instancia esta molienda se envía a una planta procesadora, la cual separa el plástico del metal. El cobre resultante del proceso es enviado a fundición para la fabricación de productos semielaborados como: barras, planchuelas o alambres.

Los resultantes de aluminio se envían a fundición para la fabricación de elementos destinados a la construcción como son aberturas, puertas, ventanas, etc.

El plástico dependiendo de su calidad es enviado a plantas de reciclaje las cuales vuelven a transformarlo en productos, como por ejemplo, bolsas de residuos, elementos de seguridad vial, entre otros. O bien en el caso que el mismo no sea de la calidad requerida, se le da disposición final en la CEAMSE.